Por una política clasista, independiente y democrática para el nuevo CE del SUTIEMS

Les compartimos el siguiente comunicado como información relevante de  un sector de la clase trabajadora mexicana.
En la coyuntura de la elección del nuevo Comité Ejecutivo (CE), la recomposición de la vida interna del SUTIEMS depende de dos factores. El primero es la definición clara de los objetivos políticos –que deben ser independientes de la autoridad- y la estrategia para lograrlos. El segundo son los métodos con que el nuevo CE procesará sus diferencias internas y el trato que tenga con las bases. En la perspectiva de la vida interna y la salud del sindicato, para que su capacidad de lucha se vea fortalecida es más importante definir de forma colectiva y democrática los objetivos, las estrategias y los métodos que utilizará el nuevo CE, que los individuos que lo han de conformar.
 
Por la independencia de clase
 
El primer punto que debe buscarse para lograr la defensa efectiva de los trabajadores del IEMS es la independencia absoluta de nuestro sindicato respecto a la patronal, el GDF, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal (JLCyA-DF) y las tribus de los partidos políticos. No se prohíbe que en lo personal algún afiliado simpatice o milite en algún partido, pero el sindicato como tal y su dirigencia deben ser independientes de ellos. Se debe buscar la independencia especialmente con respecto al Secretario de Gobierno del GDF y la JLCyA quienes -al parecer- habían estado ejerciendo una influencia indebida, inconfesable y nociva en la dirección del SUTIEMS. La relación con el despacho jurídico que actualmente “asesora” al SUTIEMS se debe aclarar –y modificar de ser el caso- con la vista puesta en lograr la absoluta independencia con respecto a la JLCyA, el SUTIEMS no puede ser moneda de cambio de ninguna tribu del PRD ni facción burocrática en el gobierno. El asesoramiento jurídico debe ser sólo eso y las decisiones políticas deben estar en manos de las instancias democráticamente elegidas por los trabajadores. Debe quedar absolutamente claro, y no sólo en los estatutos sino en los hechos, que el SUTIEMS es un organismo de lucha de los trabajadores, organismo independiente de la patronal, cuya única razón de ser son los intereses colectivos de la clase trabajadora. La toma de decisiones del sindicato debe estar en las bases del mismo y sus órganos democráticamente electos, sin intervención, influencia o presiones de los “asesores” jurídicos.
 
Por una estrategia y objetivos clasistas
 
El objetivo político general y esencial del nuevo CE debe ser la defensa irrestricta de los intereses y de derechos generales de todos los trabajadores del IEMS y de la clase trabajadora en general.
 
El gran desafío y la tarea estratégica del nuevo CE deberá ser, sin duda, la lucha contra la implementación de la “Reforma Educativa” en el IEMS. La fusión del IEMS con la UACM es un clamor indiscutible de toda la comunidad, el nuevo comité debe saber escucharlo y atenderlo, debe impulsarla sin los reparos burocráticos y sectarios, que han limitado el proceder de la actual dirección del SUTIEMS. La fusión es hasta ahora la ruta más viable para evadir los efectos nefastos de la “reforma educativa”. La llamada “tercera vía”, la aceptación de la “reforma” a cambio de negociar solamente los detalles de su aplicación es una traición a los trabajadores y a los objetivos del sindicato.
 
El nuevo CE debe defender por igual a TODOS los trabajadores, todos son importantes y todos tienen reclamos legítimos. Especial cuidado merecen los sectores que sin ninguna justificación hasta ahora han recibido poca atención por parte de la dirigencia sindical y que, al mismo tiempo, son los más vulnerables. El nuevo comité debe atender las reclamos de los trabajadores administrativos, retomar la lucha por la basificación y mejora de las condiciones laborales de las compañeras de intendencia, debe luchar por la basificación de los compañeros del sistema semiescolar y por la contratación por tiempo indeterminado de los DTI que aún no lo han logrado y también por la reinstalación de los compañeros despedidos por motivos políticos. La existencia de trabajadores vulnerables y en condiciones precarias dentro del IEMS nos afecta a todos, aunque ya tengamos “plaza” pues en general debilita al sindicato y fortalece a las autoridades. Si no luchamos por la estabilidad laboral de todos los trabajadores, podría darse el caso de que los trabajadores precarios terminen siendo mayoría dentro de la institución y el sindicato termine representado solamente a una minoría privilegiada, como ya sucede en otros sindicatos del país.
 
El SUTIEMS, y particularmente su dirigencia, debe impulsar la solidaridad entre los distintos tipos de trabajadores dentro del IEMS y con todos los trabajadores del país y del mundo. Restablecer el trabajo con las organizaciones fraternas es fundamental sobre todo en este contexto de lucha contra la Reforma Educativa, sumarnos a la lucha de la CNTE y tratar de establecer un Frente Único para estar en condiciones de frenar la ofensiva será decisivo.
 
Además de luchar por su estabilidad laboral, el nuevo CE debe integrar al SUTIEMS a todos los sectores de trabajadores con condiciones precarias sin detenerse por trabas burocráticas y formalidades legales. Se trata de lograr que esos trabajadores precarios y hasta ahora excluidos sientan que el SUTIEMS es suyo, que los escucha y que es un espacio donde pueden resolver sus problemas hombro a hombro con otros trabajadores que serán verdaderos compañeros de lucha.
 
Los ataques contra los trabajadores –como es el caso reciente de la retención ilegal de salario a trabajadoras en Iztapalapa I – debe ser respondida de forma inmediata mediante la movilización y no dejar pasar el asunto de forma irresponsable. Además de ello, la dirección debe alzar la mira y vincular la lucha del SUTIEMS con las luchas del conjunto del pueblo trabajador a nivel nacional e internacional. La lucha del conjunto del magisterio es nuestra lucha, la lucha contra la privatización de los energéticos es nuestra lucha, la lucha de las comunidades organizadas en autodefensas y policías comunitarias que se han mantenido independientes del Estado también es nuestra lucha.
 
Si la lucha del SUTIEMS es la lucha de toda la clase trabajadora, se necesita formar cuadros con esa perspectiva, que su mirada no se detenga en lo que sucede en su plantel o a lo sumo en el IEMS. Se necesita formar sindicalistas que tengan una perspectiva de la situación general de los trabajadores en el país. Sólo así podrán tener un análisis certero y establecer la mejor táctica y estrategia en la lucha de clases, y por ende, en la lucha sindical. Por tanto, el nuevo comité deberá procurar como tarea central la formación política, dejando tiempo para ello en las reuniones del CE, el CGR e impulsándola en los planteles.
 
Por métodos democráticos para dirimir las diferencias
 
La actual crisis del SUTIEMS es producto de la descomposición de su Comité Ejecutivo, de su política y de sus métodos. Dentro de él se formó una camarilla que hizo a un lado a los demás, clasificando y reservando la información, usando el cargo para sacar provecho personal, tomando decisiones de manera unilateral y antidemocrática, llegando -como se sabe- hasta excluir a la disidencia. La guerra y el hostigamiento por parte del Secretario General saliente y su camarilla contra algunos miembros del CE se extendió a los planteles de algunos de ellos. Así teníamos planteles abandonados por el CE, sin información y sin que se pusiera empeño en la solución de sus problemas solamente porque algunos de sus afiliados o la asamblea de plantel en general sostuvieron una postura crítica hacia el Secretario General y su grupúsculo.
 
El primer paso para sanar la vida interna del SUTIEMS es que en todos los niveles y en todos los ámbitos se respeten los métodos democráticos de decisión. Empezando por el CE, las diferencias deben debatirse de manera abierta y madura y las decisiones deben tomarse por todos mediante métodos transparentes; en primer lugar buscando conciliar posiciones y si esto no fuera posible, mediante el voto. Las bases del SUTIEMS nunca han estado de acuerdo con el caudillismo, el espíritu de nuestro sindicato no es el de aquellos donde el Secretario General ordena y los afiliados acatan. En el SUTIEMS y su Comité Ejecutivo las decisiones deben tomarse democráticamente por voto de la mayoría, a partir de las discusiones del colectivo. Los liderazgos que exigen incondicionalidad no deben tener cabida en nuestra organización.
 
En relación íntima con la independencia política de los trabajadores con respecto al Estado burgués y sus organizaciones, están los métodos democráticos que deben regir la vida interna del SUTIEMS. La dirección sindical debe procurar y velar por una discusión abierta, fraterna y democrática de todos los asuntos que atañen a los trabajadores, es evidente que si la dirección sindical comienza a ser agente de intereses ajenos a los trabajadores, el ambiente interno se viciará irremediablemente y la democracia interna será violentada. En cambio, si las diferencias son entre compañeros honestos, su debate y discusión no debilita sino que fortalece la unidad sindical. Por ello es fundamental que la dirección sindical no trate de suprimir las diferencias, sino que procure mecanismos para discutir y decidir democráticamente. Incluso, procurando boletines internos sindicales donde todas las posturas sean publicadas y discutidas en los centros de trabajo. El SUTIEMS debe fortalecer su tradición de debate y polémica en el entendido de que las decisiones tomadas por una mayoría democrática deben ser impulsadas por todos. Los debates que inevitablemente se darán al interior del CE –como en todas sus otras instancias de decisión- deben ventilarse de forma fraterna para evitar que la vida interna de nuestras instancias de decisión se vuelva a descomponer.
 
Nunca más se debe permitir que la dirección sindical violente las decisiones de los planteles, maniobre burocráticamente para imponer posiciones, impida la afiliación de compañeros que no compartan ciertos puntos de vista, arme campañas de lodo contra los opositores, envíe a una Comisión de Honor y Justicia controlada por una camarilla a compañeros “incómodos” o, a quienes manifiestan posturas políticas diferentes; estos métodos burocráticos han dañado seriamente la unidad sindical y han puesto en peligro los intereses de todos los trabajadores. Una de las primeras acciones del nuevo comité tendrá que ser restituir en sus derechos a los compañeros a quienes se les ha negado o suspendido su afiliación burocráticamente, respetando la voluntad de las asambleas de plantel y, por supuesto, cuidando la autonomía sindical.
 
Por comisiones autónomas que procuren la unidad y la transparencia
 
Órganos colegiados del SUTIEMS como la Comisión de Fiscalización y la de Honor y Justicia son una gran responsabilidad que debe ser delegada a compañeros ecuánimes, con criterio independiente; sin intereses sectarios, de cúpula, ni con fines de vendetta personal como, lamentablemente, ha venido funcionando la Comisión de Honor y Justicia. Ésta no deber ser nunca más el instrumento que una facción burocrática utiliza para imponerse; debe procurar, en primer término, la conciliación, la unidad sindical y sólo en último extremo llegar a medidas disciplinares contempladas en nuestros estatutos. Es necesario agendar una reforma estatutaria que corrija las clausulas o artículos que en los diferentes reglamentos violenten derechos de los trabajadores establecidos en la Ley Federal del Trabajo y agregar mayores candados contra el nepotismo de la dirección.
 
La comisión de Fiscalización debe tener la puerta abierta para revisar las cuentas del sindicato pues se trata de dinero de todos los afiliados. Solamente con transparencia se recuperará y fortalecerá la confianza de los trabajadores.
 
Si los compañeros electos democráticamente en sus planteles asumen estos compromisos –derivados de los intereses generales de los trabajadores y de la firme búsqueda de la independencia de clase – entonces tenemos confianza en que el sindicato recobrará sus mejores tradiciones de lucha y todos saldremos fortalecidos. Nuestra corriente sindical nació para contribuir a la recuperación de los principios que dieron origen al SUTIEMS, aportando ideas de organización y lucha para el combate cotidiano e histórico de los trabajadores del IEMS. Apoyaremos el programa de lucha que colectivamente se vaya construyendo, del cual deberán formar parte las presentes ideas y propuestas. Apoyaremos en las carteras correspondientes a los compañeros que se comprometan en este sentido y que hayan demostrado una trayectoria intachable en la lucha sindical. Los dirigentes del SUTIEMS son representantes de los trabajadores y como tal, deben actuar.
 
Fraternalmente,
Corriente Democrática del SUTIEMS
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Local y Nacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Nos interesa lo que piensas, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s