La huelga olvidada de Barrier Wear

Hermosillo, Son, a mayo 21, 2014.- La bandera rojinegra que alzaron los y las trabajadoras de la empresa Barried Wear ahora luce gris y naranja a un año y tres meses de una huelga a la que las instituciones del gobierno y la CTM han dado la espalda. El tiempo, los rayos del sol y el desanimo la ha desgastado sobre la carpa donde las y los huelguista realizan la guardia permanente.

El 28 de febrero del año pasado estallaron en huelga por el incumplimiento a revisiones del contrato colectivo salarial por parte de los patrones norteamericanos, Paul Stephen Grillo y Raymond Lawson, quienes salieron del país de inmediato sin pagar el sueldo de una semana laborada.

A las pocas semanas los representantes de la CTM cantaban victoria por la posibilidad de rematar propiedades embargadas a los propietarios y con eso liquidar a las más de 130 trabajadoras y trabajadores. Pero el pasado 6 de marzo las instancias judiciales favorecieron a los gringos quienes ganaron el amparo, devolviéndoles sus propiedades.

El ofrecimiento de un millón de pesos, es decir alrededor de 8 mil pesos por trabajador o rematar la maquinaria son las únicas ofertas en pie por parte de los patrones, sin posibilidades de recuperar sus puestos de trabajo ni recibir los salarios caídos, lo cual ven injusto porque hay mujeres mayores que trabajaron en esa empresa desde hace 18 años, debiendo pagar en realidad entre 7 y 9 millones para saldar la deuda que tienen con las obreras.

¡El gobierno apoya a los patrones y más por ser extranjeros! ¡La CTM le saca la vuelta al bache! Exclaman los trabajadores que se mantienen firmes pero con los ánimos bajos al recordar la propuesta anterior de recibir tres meses de salarios caídos y la reinstalación, la cual declinaron ante la promesa de la CTM de recibir la totalidad de salarios caídos, la semana sin pagar, la caja de ahorro y el aumento salarial del 5%, pero después de más de un año no han recibido nada.

“¡Por unos pesos perdimos todo!” Exclama con tristeza y enojo quienes hacen guardia, en su mayoría mujeres, “La junta de Conciliación y Arbitraje, Gobierno Estatal, el Consulado y la CTM nos han dado la espalda, todos nos cierran las puertas, gritas y gritas, pides auxilio y nadie escucha”.

Las dificultades

Frente a la puerta principal de la empresa se encuentra una carpa desgastada por el fuerte sol hermosillense, bloqueada con cartones, es el refugió de quienes hacen guardia, la gran mayoría mujeres. Dentro de la carpa sillas desbaratadas para descansar. Ahí los trabajadores soportan hambre, sed, calor y cansancio. No es fácil, varios trabajadores han declinado, se han retirado, pero otras trabajadoras se han mantenido firmes con tal de obtener lo que por derecho les corresponden.

Tanto tiempo sin sueldo, muchas trabajadoras se gastan el poco dinero que obtienen en los camiones para ir a la guardia, o de plano se van caminando. Muchas veces no tienen para llevar lonche y se tienen que “amarrar la tripa”, como dicen.

Pero el cansancio y le hambre no es todo, también han sufrido sustos y hasta arriesgado la vida. “Aquí ha llegado de todo- Nos contó una trabajadora- personas han intentado meterse a la carpa, indigentes buscando refugio. Una vez llegó un joven drogado, quien dijo había asaltado a alguien y quería esconderse con nosotras, éramos puras mujeres y temíamos que nos quisiera robar o nos hiciera daño, estaba muy exaltado, por suerte pasó una ruta 19 donde se trepó para escapar”.

La casa de una compañera fue robada mientras ella permanecía en la guardia.

Durante los chubascos, nos relataron, se enfrentaron a los fuertes vientos, eran tan fuertes que temían que la carpa saliera volando, por lo cual se sujetaron con fuerza de las bases intentando sostenerla, empapándose de pies a cabeza, temiendo a la vez que el enorme árbol de enseguida les cayera encima.

Han frustrado dos intentos de robos en el inmueble, pero también se han enfrentado a la poca solidaridad y empatía de los ciudadanos. “!Viejas guevonas, pónganse a trabajar!” Les gritan desde los camiones.

Hace unas semanas decidieron pedir aportaciones solidarias a los automovilistas para el uso del estacionamiento de la empresa, para apoyar a una compañera trabajadora quien sufre problemas cardiacos y quien se encargaría de las cuotas. La respuesta fue el enojo y groserías por parte de los automovilistas, lo que afectó aún más la salud de la compañera quien no tuvo más remedio que dejar esa tarea.

¿Cómo resistir?

Muchas de las trabajadoras de Barrier Wear son madres solteras que han tenido que buscar otro empleo para sostener a las familias, teniendo que abandonar las guardias. Muchas otras trabajadores son mujeres mayores para quienes ha sido muy difícil encontrar otro empleo.

Para mantener permanentes las guardias, las trabajadoras se han organizado de tal manera que quienes han conseguido empleo cooperan con 100 pesos por jornada de guardia a las mujeres mayores quienes si pueden asistir. De esta manera tratan de ayudarse entre ellas para mantener su lucha de huelga.

Las familias de las trabajadoras en pie de huelga también han buscado la forma de cómo apoyar. Vecinos han sido solidarios, como el bolero que trabaja en la acera de enfrente quien vez en vez y con lo que puede les lleva alimento.

Por lo demás, no han recibido apoyo por parte de la CTM ni otras organizaciones de trabajadores, solo promesas de despensas entre otras cosas.

Dudas entre las obreras

Los trabajadores que se mantienen en huelga ven difícil que resuelva de forma positiva este conflicto, expresando una gran desconfianza hacia su sindicato, pues a estas alturas empiezan a dudar si hubo algún acuerdo entre los representantes sindicales de la CTM con los patrones.

La periodista Juana María Olguín ha señalado que los empresarios norteamericanos han hecho saber a los obreros que gente de esa central les exigieron una suma de dinero millonaria a cambio de no “molestarlos”, los dueños se negaron y en represalia colocaron las banderas rojinegras sin importarles la situación de las y los trabajadores.

Desde esta trinchera editorial, solicitamos la solidaridad por parte de la clase trabajadora de Hermosillo y Sonora y de todos aquellos que lean este artículo para los y las obreras de Barrier Wear quienes se han mantenido firmes en su justa lucha.

De igual manera exigimos que los y las trabajadores en huelga reciban la totalidad de salarios caídos, la semana sin pagar, la caja de ahorro por ser este su derecho legitimo, además de la apertura del centro de trabajo y su reinstalación.

Recuerda que si estas afiliado a un sindicato charro como el de la CTM, te puede pasar lo mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Local y Nacional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Nos interesa lo que piensas, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s