BANGLADESH: La ley del trabajo rechazada por la totalidad de los sindicatos

El 24 de abril último, en Dhaka, la capital, un edificio de seis pisos se derrumbó. Varias fábricas de ropa estaban allí apiladas unas encima de otras. Más de 1.000 trabajadores murieron (en su mayoría mujeres) en lo que no era para nada un accidente imprevisible y que, por el contrario, constituye un asesinato premeditado, en nombre del beneficio. No se había tomado ni una medida de seguridad y el propio edificio presentaba grietas anunciadoras de la catástrofe. Al día siguiente, trabajadores se manifestaban exigiendo el castigo de los culpables. Los grandes medios de comunicación fueron entonces conmovidos, se aseguró que una campaña iba a ser puesta en marcha para imponer en Bangladesh el cumplimiento de las normas de seguridad. Se finge olvidar que la ausencia de estas normas es uno de los componentes del coste salarial extremadamente bajo y por lo tanto, de la atracción que ejerce el país sobre las multinacionales, sobre las “grandes marcas” que son los verdaderos amos de la industria textil y de la confección en el país.

Trabajadoras textiles en manifestación

En julio, se dio a conocer que el gobierno de Bangladesh se comprometía a una revisión de la legislación laboral existente. La Confederación Sindical Internacional (CSI), hacía saber “que se alegraba de que el Gobierno de Bangladesh haya tenido en cuenta las peticiones del movimiento sindical internacional, instándolo a seguir mejorando su proyecto de legislación laboral.”.

¿Qué sucedió en realidad?

Un acuerdo sobre seguridad fue firmado entre la Global Union, unas ONG y una serie de multinacionales, acuerdo del que los representantes directos de los trabajadores fueron excluidos; ese acuerdo no es vinculante para el gobierno y por lo tanto, equivale, como mucho, a una simple serie de recomendaciones de buena conducta.

Una de las organizaciones sindicales del país, la Federación Nacional los Trabajadores de Bangladesh, ha llamado inmediatamente a una campaña para que el Gobierno ratifique el Convenio 155 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la seguridad en el trabajo, lo que constituiría un primer paso efectivo en la vía de garantizar una mayor seguridad para los trabajadores de Bangladesh.

La ley anunciada en julio, por fin, salió a la luz y ha sido presentada que reforzaba los derechos de los trabajadores de Bangladesh para permitirles prevenir nuevos desastres comparables a los de Dhaka.

De hecho, todas las organizaciones sindicales de Bangladesh –incluida la que está ligada al partido actualmente en el poder, la Liga Awami (La Bangladesh Workers’ League)–, han condenado esta ley como contraria a los intereses de los trabajadores , a las libertades sindicales y no respetuosa con el Convenio 87 de la OIT.

En una carta conjunta dirigida al gobierno, los sindicatos subrayan que la mayoría de las enmiendas aportadas a la ley del trabajo son contrarias a los intereses de los trabajadores, en particular a los de la confección.

Sólo es posible constituir legalmente un sindicato, si este puede establecer previamente, que, al menos el 30 % de los asalariados de la compañía se han pronunciado a favor de su constitución.

Por otra parte, esta ley incluye nuevas disposiciones que reducen la indemnización en caso de despido.

Anteriormente, la ley del trabajo prescribía que, en caso de despido, un asalariado de una empresa privada, habiendo trabajado durante un año en la misma empresa, tenía derecho a una indemnización de un mes de salario por cada año trabajado. La nueva ley establece medio mes de salario sólo tras doce años de servicio. Esta nueva disposición es especialmente apreciada por los patronos del textil pues, en este sector, la rotación de los asalariados es rápida y pocos se mantienen doce años en la misma empresa.

Con la decisión conjunta de todas las organizaciones sindicales representativas de denunciar una ley dirigida contra los derechos de los trabajadores, al negarse a considerarla como un “primer paso en un proceso de mejora”, una nueva fase se abre para la acción del movimiento sindical en Bangladesh contra la política de saqueo que ha llevado al desastre de Dhaka. Esta campaña concierne a todo el movimiento obrero.

tomado del boletín Informaciones Internacionales- Nueva serie no. 142 (511)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El mundo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Nos interesa lo que piensas, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s