Cómo saber si eres un Lumpem

Por Dany Rico.

grupo de jóvenes contratados por el gobierno estatal y municipal para actuar como grupo de choque contra manifestantes.

Te encuentras gritando frente a Palacio de Gobierno, el Congreso del Estado o caminando en alguna manifestación, gritando en repudio contra algo o alguien sin saber en realidad por qué. O al contrario, aclamas el nombre de algún político que sólo has visto un par de veces y de lejos, pero dices su nombre con un “viva” y muchos aplausos. Te ha llevado ahí algún líder del barrio o un miembro del partido, con la promesa de una despensa o unos pesos que tanta falta te hacen.

O lo haces por agradecimiento, porque te pavimentaron la calle, porque te dieron unos sacos de cementos, le pusieron pasto a la cancha de futbol, apoyan el gimnasio de box o cualquier otra dádiva más. Crees que ese político es bueno o “buena onda”.  Y ahí vas, con ese grupo obedeciendo la orden que te han dado, desprestigiar o alabar.

No te interesa que es lo que está pasando. Vives en una casa humilde, en un barrio pobre, en una ciudad que te ignora y que ignoras, en un país sumergido en la corrupción, pero como es natural, sólo te interesa que haya pan en la mesa.

Y es qué es propio y natural de este sistema que permite que unos pocos acumulen riqueza mientras muchos otros se sumergen en la pobreza, miseria y degradación. Sabes que estás en este lado, en el lado de los muchos, de la mayoría, de los miserables.

No es por designio divino, ni porque seamos perezosos o lentos de pensamiento, es porque el sistema necesita que haya gente pobre y miserable, gente vulnerable, fácil de pisotear y comprar. Porque el hambre es canijo y los políticos (rostro público de los grandes empresarios) la utilizan para que salgas a la calle a luchar por ellos.

Nos dicen que Sonora es un gran productor, sin embargo el sistema persiste en mantener a casi 125 mil personas en edad de trabajar desempleados. A más del 40% de los trabajador@s con apenas 5 salarios mínimos mensuales. Muchos otr@s buscan su sustento en trabajos informales. Y respecto a la educación, el 50% de personas mayores de 15 años sólo cuenta con la educación básica.

De esta fila de personas humildes, de barrios pobres, sin educación, desempleados, inundados de drogas y delincuencia, los ricos forman su ejército para que peleé en contra de las personas que quieren cambiar ese sistema: trabajadores, activistas, organizaciones, colectivos, campesinos y pueblos originarios.

Y ahí vas tú formado en el grupo de choque, marchando en la calle, como soldado a defenderlos, porque te darán un poco de comida.

Y ahí vas tú a enlistarte en su ejército y policías con el que despojan a los pueblos originarios y campesinos de sus tierras y pisotean los derechos de todos.

Y ahí vas a unirte en las fuerzas del crimen organizado, la otra vía por donde los ricos se hacen más ricos y poderosos.

Esa es la función del Lumpemproletariado, ser la fuerza humana que reprima y detenga a todas las personas que desean cambiar el mundo, que buscan destruir ese sistema que permite que haya gente arriba, mandando y enriqueciéndose, y gente abajo, trabajando y batallando con su vida.

Sí crees que le debes algo a un político por alguna acción que realizó en tu barrio o por tu familia, no es así. Ellos lo hacen para obtener un puesto donde ganará mucho dinero y tendrá privilegios sobre todos los demás.  Nosotros seguiremos siendo pobres. Además es su obligación gestionar recursos para la sociedad. No les debemos nada.

Ellos utilizan nuestra pobreza. Nos mantienen ignorantes con sus programas de televisión y sus estaciones de radio que entretienen pero no informan. Nos mienten. Nos tratan como perros, tirándonos un hueso para seguirlos y defenderlos.

Ellos (los ricos, los de arriba, los políticos, los capitalistas) hacen que olvidemos nuestra capacidad de soñar en otro mundo, en el mundo donde ellos no existan y la gente miserable tampoco. Donde imperé el buen vivir para todos y los privilegios para nadie.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Local y Nacional, Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cómo saber si eres un Lumpem

  1. pablo dijo:

    Bueno, has algo mas que solo llorar y hacer demagogia como los mismos politicos, no hay diferencia entre lo que haces y lo que ellos hacen, es decir, no hay planteamiento de las soluciones ni tampoco mencionas una metodologia para llevar a cabo el plan maestro que solucione el problema que describes.
    PD: Animo y siga preparandose amigo.

Nos interesa lo que piensas, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s